miércoles, 19 de abril de 2017

Aunque no ha cambiado el hecho que América Latina sigue siendo un exportador de materias primas, las perspectivas mejoran grandemente con el nuevo papel de China en el mercado global, en su nuevo papel de primer socio comercial y primer inversor externo (ver por ejemplo link y link 2) en muchos países de la región, a partir desde 2000, cuando varios de nuestros países firmaron Tratados de Libre Comercio y asociaciones estratégicas con China. Este hecho no significa una nueva época neocolonial de exportaciones baratas a cambio de manufacturas caras, como vivió la región en los dos últimos siglos, con términos de intercambio desfavorables y empeorando,  sino que encuentra a la región en un mejor pié para aprovechar las ofertas de cooperación económica de China como las que no quisieron o no pudieron ofrecer en su época Gran Bretaña y los Estados Unidos. 
Como lo señala una publicación del norteamericano Centro Wilson y la Universidad del Pacifico, de Lima, "Puentes sobre el Pacífico", el nuevo papel de China respecto a América Latina llegó para quedarse, "no hay marcha atrás", y ha coincidido con la siguiente situación: 
  • Términos de intercambios positivos y en mejoría para la región, para productos como la soya, (Argentina y Brasil) el cobre (Chile y Perú), el hierro (Brasil, Perú, Venezuela) y en desmejoría el petroleo (Ecuador, Venezuela, México), debido a que el Boom económico chino, en especial, los programas de construcción, han ampliado la demanda, generando las condiciones para los precios de estas commodities mejoren; 
  • Las balanzas comerciales America Latina - China son básicamente positivas, (si excluimos las importaciones intra -industriales dirigidas a México -- maquilas -- con destino final Estados Unidos) 
  • Las exportaciones de la región están mostrando una ligera mejora de las manufacturas, en especial, en el caso de Brasil y Chile, (a diferencia de Perú, por ejemplo). Los gobiernos de la región se han mostrado proactivos en promover las exportaciones, incluidas las tecnológicas. 
  • Los precios bajos de las manufacturas chinas han ayudado a mejorar los niveles de vida de las poblaciones de la región, ademas que los ingresos por exportaciones han ayudado a los gobiernos regionales a financiar políticas redistribuitivas; 
  • Las inversiones chinas han permitido sostener el crecimiento de las exportaciones, como es el caso de la minería, el petroleo y otras actividades extractivas. 
Los gobiernos de la región, por esa razón, no han mostrado estrategias proteccionistas frente a China, a excepción de Argentina, debido a que el balance les favorece. El libro, en especial, el articulo de Richard Feinberg, señala enigmáticamente, "esta fuera del alcance ... una discusión detallada de las consecuencias geopolíticas de las tendencias comerciales internacionales".
La recopilación data de 2013; es de notar que las tendencias se han acentuado desde 2014 -- política china de Una Franja, una Ruta -- y 2015 y 2016, con las giras del presidente chino Xi Jinping a la región, se añade al escenario: la participación de China en la financiación e ingeniería para la infraestructura (ver, entre otros, casos de Argentina y Ecuador, por ejemplo, y la incorporación de varios países, como Perú, en el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura -- ver link aquí)  y la oferta de China a la región de cooperar con su industrialización .
19.4.17


0 comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Popular Posts

Buscar este blog

Recent Posts

Seguidores

Entrada destacada

Hamilton, primer secretario de Hacienda de los Estados Unidos

Páginas vistas en total

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers