lunes, 5 de junio de 2017

Decíamos, en un post anterior, que la gran mayoría de las APP no cumplen su propósito, y que el Estado ha incrementado su compromiso presupuestal y financiero, cediendo la administración de las instalaciones construidas a cambio de nada. De haberse usado la administración pública de los proyectos, el gasto público fuera el mismo, sin ceder el control de las instalaciones construidas ni recargar tarifas.
Pero, se dice, el Estado no puede gastar y endeudarse.
 Partamos de que el presupuesto nacional es claramente insuficiente para las necesidades de infraestructura.
Eso ha sido así en todos los países; para eso se aprovecha el crédito público, y la mejor respuesta , histórica clásica, a este problema, fue el sistema de crédito nacional del primer secretario de hacienda de los EE.UU, Alexander Hamilton, (ver en blog 1, 2 ,3 y 4) con el primer banco nacional de los Estados Unidos (Ver imagen).
Lo fundamental es proveer de crédito para la infraestructura a tasas muy bajas. Eso solo es posible con la participación central del Estado, como aportante y garantizador; convocando capitales privados que requieran inversiones seguras, y acepten rentabilidades menores. Para el Estado, el reclamo de tasas de interés puede sacrificarse, pues su objetivo no es el lucro, sinó el Bienestar común; y su presupuesto se equilibra a mediano plazo, gracias al retorno indirecto de la infraestructura, como mayor percepción de tributos de empresas con mas competitividad. Esto requiere un Banco Nacional o una Corporación Financiera Nacional de infraestructura, pública - privada, que brinde la institucionalidad a esta práctica y efectivice el compromiso del Estado y del capital privado.
Usted, ¿Que opina?
2-6-17

0 comentarios:

Publicar un comentario

Follow by Email

Popular Posts

Buscar este blog

Recent Posts

Seguidores

Entrada destacada

Hamilton, primer secretario de Hacienda de los Estados Unidos

Páginas vistas en total

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers