miércoles, 30 de agosto de 2017

Quizás el proyecto de Irrigación Olmos nos muestra  mejor que ninguno como la austeridad presupuestal y la codicia expresada en algunas Asociaciones Público - Privadas postergaron por años y redujeron los megaproyectos.(El vídeo que se muestra es de Discovery)
Olmos como proyecto data de la década de 1920; a la caída del presidente Augusto B. Leguía, una turba promovida por los poderosos hacendados del norte invadió los predios del proyecto destruyendo la propiedad, por lo que el ingeniero norteamericano Charles Sutton debió salir escapando. Posteriormente, fueron Mesones Muro, Santiago Antúnez de Mayolo y Lisandro Mercado quienes impulsaron y definieron el proyecto, consistente básicamente en irrigar 100,000 hectáreas de las áridas planicies de la región Lambayeque con aguas del Rio Huancabamba, que tributa a la cuenca del Amazonas, un túnel de trasvasamiento trasandino de 20 kilómetros, y además, una central hidroeléctrica de gran potencia. A inicios de la década de 1970, durante el gobierno nacionalista de Velasco Alvarado, el proyecto se inicia a cargo de dos empresas rusas, pero debe detenerse por falta de fondos en medio de la crisis de la deuda.
En medio de la crisis presupuestaria y financiera del Estado de los años 80 y 90, el proyecto permaneció congelado, aún ante la miseria del Norte peruano. En 2004, con el argumento de la austeridad fiscal, el gobierno de Alejandro Toledo negocia y concesiona un proyecto fragmentado, en el cual se había escindido el componente energético (generación de 624 MW, pero finalmente se redujo a ...¡50 MW!... el 5% de la central mas grande del Perú, el Mantaro)  y un componente agrícola también reducido (sólo un poco mas de 38,000 hectáreas, menos del 40% del proyecto original), con la empresa brasileña Odebrecht.  En 2014 el proyecto es culminado, en su primera etapa, con la conclusión del túnel trasandino; las tierras han favorecido a  grandes consorcios de exportación, como el Grupo Gloria, (que junto con la propia Odebrecht llegaron a comprar el 70% del total de las tierras) pero muy poco a los campesinos pequeños...
A pesar de todo, el retaceo del proyecto y la corrupción demostrada, el proyecto es una bendición para Lambayeque, pero cabe preguntarse: ¿Qué tanto mas lo fuera si se hubiera respetado el esquema de Sutton, Mesones, Antúnez y Mercado?
La historia de Olmos es la misma que Chavimochic II, Alto Piura, Majes Siguas II, hidroeléctricas de Inambari y Alto Marañón, y tantos otros, al punto que los proyectos energéticos están casi ya abandonados.
Es crucial que Perú recupere sus finanzas públicas, para que convoquen a los capitales nacionales en colaborar con el desarrollo económico.
Vale.
30. 08.17

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

Una Franja y Una Ruta: la perspectiva mundial fundamental

Popular Posts

Seguidores

Páginas vistas en total

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers

Follow by Email