viernes, 17 de noviembre de 2017

Lo que ya habíamos advertido (ver post), la Carretera Central ya pasó largamente su capacidad instalada (construida para 4,000 vehículos por día, ahora esta cerca a los 7,000), lo cual se veía venir hace muchísimo tiempo. Ayer, el gobierno peruano debió declararla en emergencia y tomó el control de la situación, el clásico "control de daños", para evitar desgracias mayores. Varias soluciones de largo alcance ya se han acordado, pero la implementación no es inmediata (ver posts 1, 2, 3). El gobierno podrá ahora limitar el flujo de los camiones pesados de carga los fines de semana y en horarios de días de semana, por ejemplo. Pero el colapso es uno de los problemas menores, comparados con los "huaicos" (deslizamiento de los cerros que interrumpen las vías) o las nevadas en la zona alta del trayecto, que pueden suspender el tráfico  por varios días. 
Este era un desastre esperado. La Carretera Central se "concesionó" a una empresa colombiana, que no ha realizado ninguna inversión significativa para mantener y ¿mejorar? la vía. Pero, ¿Era lógico esperar que lo hiciera?.
La salida de fondo es un nuevo Ferrocarril Central atravesando los Andes por túneles, como lo están construyendo chilenos y argentinos en el Túnel de Agua Negra, que viene siendo financiado por el BID.  Ademas, nuestro Ferrocarril Central debe extenderse desde Cerro de Pasco hasta Ucayali, para integrarse al futuro Ferrocarril Transcontinental Atlántico Pacifico  Brasil - Perú, FETAB. 
El Centro del Perú se merece conexiones en regla, ¿Que esperas, Pedro Pablo?
17.11.17

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

Una Franja y Una Ruta: la perspectiva mundial fundamental

Popular Posts

Seguidores

Páginas vistas en total

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers

Follow by Email