viernes, 1 de diciembre de 2017

Aunque parezca mentira, el gobierno peruano está optando por lo segundo, por el énfasis puesto al respecto.
El gobierno peruano (en la foto, el presidente Kuczsynki aparece con el ex presidente chileno y hoy candidato Sebastian Piñera)  está haciendo denodados esfuerzos por salvar las inversiones chilenas en el norte (territorios antes pertenecientes a Bolivia y Perú) de su grave situación energética, haciendo los cambios legales que permitan tanto la interconexión del sistema eléctrico nacional peruano con Chile, tanto como las inversiones para ejecutar dicha conexión. De hecho, Perú ha construido en los últimos 20 años todo un Sistema Eléctrico Interconectado Nacional (trasmisión eléctrica) para trasportar la energía producida especialmente por las centrales hidroeléctricas, que trabajosamente se construyeron en los últimos 55 años, para que alcancen a las minas y las ciudades peruanas más alejadas. Sin embargo, este esfuerzo no ha podido llegar a Loreto y otras zonas de la Amazonia peruana, por la extensión de las líneas necesarias. Los proyectos hidroeléctricos cercanos, en la ceja de selva, fueron cancelados en los últimos años (ver posts relacionados 1 , 2 ).
El placebo fueron las famosas termoeléctricas, basadas en quemar el gas y petroleo en otro caso, impuestas en el periodo en el cual se detuvieron las construcciones de nuevas hidroeléctricas en medio de la crisis financiera del Estado. Pero las termoeléctricas han distraído del objetivo de usar el gas peruano, con sus yacimientos descubiertos desde mediados de la década de 1980, para su industrialización a través de la petroquímica. Asimismo, se llegó a vender el gas peruano para las termoeléctricas del norte de Chile, pese la opinión en contrario de las regiones sur peruanas, que reclamaban industrializar el gas
En el caso de Loreto, su capital Iquitos es servida por una termoeléctrica de poca capacidad, y el resto de la región carece del servicio.
Asimismo, faltan decisiones respecto a darle a la petrolera estatal Petroperú la potestad de explotar en forma de joint ventures el petroleo peruano (por ejemplo, el lote 192) y promover la petroquímica.
30.11.17

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

Una Franja y Una Ruta: la perspectiva mundial fundamental

Popular Posts

Seguidores

Páginas vistas en total

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers

Follow by Email