viernes, 8 de diciembre de 2017


La gran mayoría de los países de América Latina ya han reaccionado, tanto el Estado como la prensa, los partidos políticos y el mundo académico han reconocido la tremenda importancia de la iniciativa china de Una Franja (terrestre) y Una Ruta (Marítima) (UFR), (ver posts: 1, 2, 3, 4) que ya está ganando una momentum fundamental en Asia. Europa,  Oceanía y África, e indirectamente, por el momento, en América. 
El Perú está, por el contrario, muy rezagado al respecto, al menos en la acción estatal y la opinión publica. El Congreso, por ejemplo, parece que no comprende lo que está pasando. Otros solo están viendo el incremento de la demanda china para nuestras exportaciones. 
Pero, ¿de que se trata, realmente, UFR?.
En el gráfico se muestran los corredores económicos en operaciones y otros en construcción o consolidación, que permiten llegar actualmente por vías ferroviarias desde China hasta Madrid y Londres, por ejemplo. En el continente asiático, esto implica proyectos de construcción masivos, ferrocarriles, oleoductos, carreteras, líneas de trasmisión eléctrica, conducción de agua, centrales de generación eléctrica, etc., con países en mucho postergados hasta ahora del concierto mundial. Son al menos 100 países incluidos en forma directa. 
¿Y el financiamiento?
Según explica Gustavo Girado, en la revista Nueva Sociedad, "China planeó un esquema financiero que supera con creces las capacidades patrimoniales de las entidades multilaterales que habitualmente conocemos financiando estos proyectos especialmente en Occidente", y en ese esquema participan: 
  • Banco Asiático de Inversión e Infraestructura (AIIB, por su sigla en inglés), 
  • Fondo de la Ruta de la Seda, 
  • China Development Bank (CDB), el Banco de Desarrollo de China y  
  • Export-Import Bank of China (Exim Bank), ambos gigantescos bancos chinos
  • Banco de los BRICS 
  • Corporación China de Inversiones. 
Explica Girado que el mayor compromiso explicitado por el Banco de Desarrollo de China para dedicar US$ 890.000 millones de sus inversiones a todos los proyectos relacionados con la Ruta de la Seda.
¿Como se integra América Latina al UFR? Primeramente a través de la ruta marítima (ver primera imagen), a través de los diferentes puertos, y mejor si son con salidas bioceánicas como el FETAB (Ferrocarril Transcontinental Atlántico Pacifico Brasil - Perú) ; y a través de la conexión longitudinales como se muestra en la segunda figura, extraída de las publicaciones de Lyndon y Helga LaRouche. 
Usted, ¿Que opina?
Sapere Aude. 
08.12.17

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

Una Franja y Una Ruta: la perspectiva mundial fundamental

Popular Posts

Seguidores

Páginas vistas en total

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers

Follow by Email