martes, 27 de marzo de 2018

La política de Estado chilena es desarrollar a grandes pasos las exportaciones de litio, considerando que el ciclo de vida del cobre lo determina la mejora tecnológico, y es de mediano plazo. Escenario muy peligroso para un país que tiene un gran porcentaje de sus exportaciones en dicho metal.
Así, desde el gobierno anterior de Michelle Bachelet, Chile entra en la carrera por la explotación del litio, (ver post anterior) en previsión de su puesta en valor económico gracias a las investigaciones que se hacer alrededor del mundo para su uso industrial rentable.
Según un cable de Bloomberg reproducido por el diario peruano Gestión (22.3.18), el nuevo gobierno chileno de Sebastián Piñera (en la foto), tiene el “sueño” de mover a Chile por la cadena de valor del litio hasta la fabricación de autos eléctricos. “En poco tiempo habrá empresas de electromovilidad interesadas en instalarse en Chile”, dijo el ministro de Minería Baldo Prokurica.
Sin embargo, Chile plantea un esquema distinto al de Bolivia, que está exigiendo a los posibles productores de litio operaciones de mayor valor agregado, optando más bien por incentivos.
En adición, Chile ha planteado una política de promoción de la ciencia y tecnología, con la creación del Ministerio respectivo.
Chile, Bolivia y Ecuador, además de Brasil y Argentina, han planteado, en diversas medidas, políticas de ciencia y tecnología e industrial, con sus retrocesos y avances.
Vale.
27.3.18

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

Una Franja y Una Ruta: la perspectiva mundial fundamental

Popular Posts

Seguidores

Páginas vistas en total

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers

Follow by Email