sábado, 4 de agosto de 2018

Después de las "décadas perdidas", las bocinas neoconservadoras convencieron a la débil conciencia social de nuestros países que había que aceptar todas las condiciones del capital extranjero, como última tabla de salvación para nuestras naciones. En Perú, que atravezó una triple crisis: económica, de seguridad y política,  el gran capital llego sin cortapisas, con contratos - ley, igualdad de condiciones con el capital nacional, exoneraciones tributarias, contratos de doble tributación, etc.
Sin embargo, el Bolivia, el presidente Morales y el vicepresidente García Linera, demostraron que, con una posición firme y realista, se obtienen mayores beneficios del capital extranjero, que se distribuyen a toda la sociedad, y mejores oportunidades de industrialización. Bolivia atrae inversión extranjera y cooperación internacional en condiciones mucho mejores, como se ve en el caso de la petroquímica, gas, energía hidroeléctrica  y cooperación atómica,
El caso del petroleo y gas en Bolivia es ejemplar. El petroleo fue nacionalizado en 2006, pero la mayoría de las empresas extranjeras negociaron con Bolivia bajo nuevas condiciones. A través de su empresa publica, Yacimientos Petrolíferos Fiscales de Bolivia, (YPFB), el país del altiplano es activo en prospección y explotación, pero también en joint ventures con empresas extranjeras.Se abastece de energía barata a la población. Asimismo, Bolivia controla la comercialización del recurso, asegurando una mejor fiscalización de los ingresos de exportaciones y la percepción tributaria. Camino no exentos de dificultades, como se vió en el retiro de algunas petroleras de Bolivia, lo cual fué gestionado adecuadamente por La Paz.
Asimismo, Bolivia ha garantizado, además de ingresos de exportación convenientes (que se han multiplicado por 7 desde el 2000), incursionar en la industrialización del gas, vía petroquímica.
Bolivia también negoció con las empresas rusas un plan ambicioso de cooperación nuclear, en un contexto de grandes reservas de uranio que posee el país; y asimismo, el desarrollo energético con China.
Hoy, Bolivia acaba de negociar con los capitales canadienses la expansión de la industria del gas.
Todo lo cual se puede reforzar con la Conexión Ferroviaria Bioceánica Central Brasil - Bolivia - Perú (en la foto, Morales con el presidente peruano Martín Vizcarra) en sintonía con Una Franja, Una Ruta.
Vale por el país hermano.Valiosa lección.
3.8.18

0 comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

Una Franja y Una Ruta: la perspectiva mundial fundamental

Popular Posts

Seguidores

Páginas vistas en total

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers

Follow by Email